Si nos remontamos a instituciones con similar función a la de nuestra asociación nos encontramos a la Asociación de los Samaritanos en Inglaterra en el año 1953, pero centrándonos en la historia española hay que decir que El Teléfono de la Esperanza fue fundado en Bilbao por el franciscano P. Jesús Biain en 1968.

Jesús, a través del Teléfono de la Esperanza, el primero de este género de todo el Estado, comenzó una gran actividad a través del despacho “La Voz del Prójimo”. 

anagrama pequeño

Este teléfono tenia como misión escuchar a las personas que tenían problemas familiares, que se encontraban solas o incomunicadas; aunque también se realizaron programas para personas con problemas de alcohol o drogas, para solteros y solteras, costura para discapacitadas, de amigos sin amigos, de tiempo libre, etc. La primera sede estuvo ubicada en el convento de Franciscanos, lo que motivó que alguien lo llamara el “Hermano Teléfono de la Esperanza” y años después recibió varios premios, entre ellos destaca el premio Utopía.

El siguiente hito lo encontramos en Barcelona en el año siguiente (1969) de la mano de un capuxino y psicólogo Miguel Ángel Terribas Alanego quien dirigió el servicio hasta que en el año 1986 se crea “La Fundación Ayuda y Esperanza” que da apoyo y mantiene “El Teléfono de la Esperanza de Barcelona”. Hay que destacar menciones como La Cruz de Sant Jordi en 2009. El teléfono además realiza una atención personalizada y durante las 24 horas del día, preservando la identidad de las personas que llaman y las de los voluntarios que atienden. También se realiza un acompañamiento activo si es necesario gracias a la ayuda de voluntarios.

En nuestra comunidad comienza la andadura del Teléfono de la Esperanza en 1972 con sede en la ciudad de Burgos, el mismo año que en Sevilla. Y desde entonces nuestra labor ha sido de incesante ayuda a las personas que nos lo solicitan.